COUS COUS CON POLLO Y CIRUELAS

INGREDIENTES

  • 1 Pollo mediano
  • 1 Cebolla grande
  • 2 Zanahorias medianas
  • 1 Tomate de pera
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Romero al limón
  • 6 ciruelas
  • Ron (un chorro)
  • 400 ml. De agua (más o menos)

Para el cous cous:

  • 200 gr. de sémola de trigo
  • 200 ml. de agua
  • 20 gr. de mantequilla
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Canela

PREPARACIÓN

Sellamos el pollo en una sartén y cuando esté tostado lo apartamos y reservamos

SELLAR

Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana. La ponemos a rehogar en la olla

Lavamos las zanahorias y el tomate, los pelamos y cortamos en trocitos el tomate y rallamos las zanahorias

Cuando la cebolla empiece a dorarse, añadimos el tomate y lo rehogamos un poco junto. Añadimos la zanahoria, revolvemos y añadimos el ron

VERDURAS

Cuando el ron se haya consumido, echamos 2 vasos de agua. Salpimentamos y espolvoreamos el romero. Si queremos podemos añadir medio estarlux. Añadimos las ciruelas y el pollo, cerramos la olla y dejamos haciendo a fuego medio 15 minutos desde que empiece a pitar. Cuando pase el tiempo, apagamos y dejamos 5 minutos reposando antes de abrir. Si  vemos que hay poca salsa rectificamos de agua. Tiene que haber bastante porque lo serviremos con el cous cous. Pasado el tiempo abrimos y troceamos

ANTES CERRAR CORTADO

En un cazo ponemos los 200ml. de agua con unas gotas de aceite y sal. Lo llevamos a ebullición

agua

Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego, añadimos la sémola de trigo, revolvemos y dejamos reposando 3 minutos

Pasados los 3 minutos añadimos la mantequilla y la canela, ponemos al fuego y revolvemos durante 2 o 3 minutos y ya estaría preparado el cous cous

canela

Servimos el pollo y el cous cous junto

PLATO FINAL

¿QUÉ ES EL COUS COUS?

El cous cous es un plato tradicional bereber hecho a base de sémola de trigo. Es un alimento que consiste en granos de sémola de trigo duro de tamaño medio de un milímetro de diámetro (tras el cocinado). Es originario del norte de Argelia y Marruecos entre el siglo XI y XIII, es un alimento que sigue siento un ingrediente básico en Oriente Próximo y en otros países se ha convertido en un producto muy aceptado, por su delicadeza, su versatilidad en la cocina y sus valores nutricionales.

El pequeño tamaño que caracteriza al cuscús hace que esté cocido en poco tiempo y que incluso pueda cocinarse al vapor. En su origen se hacía posándolo sobre el guiso que le acompaña, carnes, vegetales, frutos secos e incluso pescados, cada país tiene sus especialidades.

Hay un recipiente especial para hacer el cuscús y se llama cuscusera o alcuzcucero. Antiguamente se hacía de barro, pero ahora los encontramos con más facilidad hechos de acero inoxidable.

El cuscús que encontramos ahora en los supermercados occidentales está precocido, bastan cinco minutos de cocción para que el grano se hidrate y se hinche proporcionando esa esponjosidad. Y ni siquiera eso, se puede hacer un buen cuscús simplemente vertiendo sobre él agua o caldo bien caliente, cubriendo el recipiente y dejándolo reposar unos minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: